El curioso caso de Phineas Gage

Tod@s conocemos de sobra que en la investigación psicológica se utilizan diversos métodos, técnicas y estrategias que, en algunos casos, como en el «modelo animal» se manipulan sectores del cerebro para observar las conductas.

Puede parecer salvaje, pero es necesario para poder conocer muchas facetas de la conducta humana, ligada filogenéticamente a otras especies.
Gracias a estos estudios, y en nuestra búsqueda de técnicas menos invasivas, hemos llegado a fabricar aparatos que pueden «medir» factores de la conducta humana con solo ponernos unos parches.
Y esto es muy importante para conocer cómo afectan las variaciones de nuestro sistema nervioso en nuestras conductas.

Mirad este curioso e histórico caso:
phineas_Gage

Phineas Gage (1823-1860), era un obrero del ferrocarril, y un día que estaba trabajando tranquilamente, hubo una explosión que hizo que una barra de metal saliese disparada, atravesara el cráneo de Gage y aterrizara a unos 30 metros de distancia. La barra medía 1 metro de largo y tenía un diámetro de unos 3 cm. Le atravesó tal y como veis en la imagen (simulada por ordenador), entrando por la mejilla izquierda y saliendo por la parte superior atravesando el córtex cerebral anterior.
Aunque parezca increíble, Gage estuvo consciente en todo momento y los médicos del pueblo donde residía comentaron que a los pocos minutos del accidente fue capaz de hablar y de caminar.
Al cabo de unos meses parecía totalmente recuperado, y hasta volvió a trabajar, pero….algo había cambiado.
Aquellos que le conocían, hablaban de una persona agradable, sensible y respetuosa. Pero tras el accidente, aunque físicamente todo estaba normal, su conducta cambió. Pasó a ser una persona maleducada y grosera, que mostraba conductas desinhibidas, impulsivas e imprudentes.

 

Antonio Damasio, neurólogo portugués, estudió este caso en 1944 que supuso una de las primeras evidencias científicas que sugerían que lesiones en los lóbulos frontales podían alterar aspectos de la personalidad, la emoción y la interacción social.

Share

1 Trackback

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.